Las alergias alimentarias no son lo mismo que las intolerancias alimentarias. Las alergias son la manifestación del sistema inmune del propio cuerpo defendiéndose de algún alimento, que aunque sea inofensivo, el cuerpo toma como una amenaza, y pueden llegar a causar la muerte. Las intolerancias son falta de algún enzima en el cuerpo para digerir correctamente algunos alimentos, como puede ser la leche. Por eso, es de gran importancia indicar los 14 alérgenos de declaración obligatoria que cita el Reglamento 1169/2011.

Puedes comer nuez moscada si eres alérgico a las nueces. La nuez moscada se hace a partir de semillas de un árbol tropical y se utiliza principalmente para condimentar alimentos horneados y entradas. La nuez moscada no es una nuez y no contiene la proteína que se encuentra en esta última.

Algunos quesos curados, contienen el alérgeno "huevo". Esto es así, porque se utilizan sus propiedades antimicrobianas para su conservación.

Uno de cada cinco niños no desayuna antes de salir de casa o solo toma un vaso de leche o zumo. El desayuno debe suponer un 25% de lo que comemos cada día, tomarse completo (lácteos, cereales y frutas) y sin prisas (mínimo 15 minutos, jamás corriendo).

Incluir una variedad de alimentos todos los días como frutas y verduras, carnes, lácteos, pan, tortillas y cereales, leguminosas, semillas, dulces y chocolates (con moderación), aguacate, mayonesa, aceites vegetales, entre otros, te ayudará a mantener un equilibrio en tu cuerpo como: buena energía, regeneración de tejidos, absorción de vitaminas y minerales, regulación de la temperatura corporal, entre otros, y lo mejor: ¡Un cuerpo sano y fuerte!

Existen algunos alimentos que generan toxinas de forma natural, como algunas setas, algunos peces como el pez globo, o la tinta de calamar. Estas toxinas son igual de peligrosas que las generadas por las bacterias.

El Haba Tonka es la semilla de un árbol tropical cuyo uso en alimentación se puso muy de moda por su sabor similar a la vainilla con toques especiados, hasta que se descubrió que uno de sus componentes tiene gran poder anticoagulante, pudiendo ser muy peligroso para personas que toman medicamentos anticoagulantes, ya que incrementa las posibilidades de sangrado. En España está prohibido su uso como aromatizante.

La alimentación de los animales va a influir mucho en la calidad de la carne que consumimos, pudiendo aportar sabores y aromas característicos. Por eso hay tanta diferencia, por ejemplo, entre los pollos de campo, mucho más sabrosos, o los pollos de granja.

El aceite usado en las frituras al estar sometido al calor durante un largo tiempo, sufre un proceso de descomposición que hace que acabe convirtiéndose en no apto para el consumo porque permite que se acumulen compuestos potencialmente tóxicos e irritantes para el aparato digestivo.

Los alimentos además de poseer nutrientes, también poseen antinutrientes. Los antinutrientes son sustancias que impiden que asimilemos algunos nutrientes. Por ejemplo, el té o el café bebidos inmediatamente después de un plato de lentejas impiden la absorción del hierro. Evitar consumir espinacas, ricas en oxalatos, con leche o queso, ya que impiden la absorción del calcio.

De las 30.000 plantas comestibles tan solo 4 (el trigo, arroz, maíz y patatas) proporcionan el 60%de la ingesta de energía alimentaria del mundo.

Se recomienda lavar el arroz antes de cocerlo, primero para eliminar el exceso de almidón y posibles impurezas que pueda contener: piedrecillas, polvo, cáscaras sueltas y en general pequeñas partículas. El arroz integral, suele requerir mayor tiempo de cocción en comparación con el blanco, por lo que es mejor dejarlo en remojo unas 2 horas aproximadamente. Si remojamos el arroz integral antes de cocerlo, será más digerible y aumentará la disponibilidad de sus nutrientes.

Si vas a asar carne no la laves, pues el agua hará que se desangre y pierda los jugos y el resultado final será una pieza tiesa y fea. Utilice un trapito ligeramente humedecido.

Las bolsas de ensalada cortada deben consumirse en el mínimo tiempo una vez abiertas porque al abrirlas se desprende el gas protector de su interior y pueden proliferar muy rápidamente bacterias como la Salmonella.

Los melones y sandías cortados deben conservarse en frío ya que si están a temperatura ambiente la pulpa se convierte en un caldo de cultivo ideal para bacterias como la listeria.

Un huevo fresco no flota debido a que es más denso que el agua, pero a medida que envejece, pierde peso y el tamaño de su cámara de aire aumenta (la densidad del huevo disminuye), por lo que flota cada vez más.

Al disminuir la cantidad de agua presente en un alimento aumentamos el tiempo que dura el alimento en perfectas condiciones. Esta técnica se llama “deshidratación” y se usa desde la antigüedad como método de conservación de alimentos.

La tinta que se saca directamente del calamar o la sepia se ha de cocinar siempre para que pierda su toxicidad, pero la tinta que se compra ya envasada ha sido procesada de forma que no hace falta cocinarla, si no se desea, y no resulta tóxica.

Los aditivos alimentarios se nombran con la letra E seguidos de un guion y un número desde que en 1982 la Comunidad Económica Europea decidiera terminar con la confusión existente y unificar todos los ingredientes utilizados en la Unión Europea como aditivos.

La NASA considera a la quinoa como uno de los alimentos más completos que existen en el reino vegetal, por ello lo han incorporado a la dieta de los viajes espaciales de larga duración.

El lúpulo es el conservante natural de la cerveza. No solo se aprovechan sus propiedades aromatizantes, sino que sus componentes amargos tienen un alto poder antimicrobiano.

La almendra amarga contiene una sustancia “Amigdalina”, que consumida en cantidades elevadas puede resultar mortal. El albaricoque, la cereza, la ciruela y los melocotones (entre otros) también poseen esta sustancia en su hueso, pero no resulta perjudicial, ya que el hueso no se ingiere.

Las frutas o frutos son considerados los “ovarios” de la planta por su función reproductora ya que contienen las semillas, por eso el aguacate, el tomate, la berenjena, el pepino… son frutas o frutos, y no verduras.

El color verdoso que aparece en las yemas de los huevos cocido es debido a la formación de sulfuro de hierro, reacción que tiene lugar cuando el interior del huevo permanece mucho tiempo a altas temperaturas. Para evitarlo deberemos enfriar rápidamente los huevos una vez cocidos.

Se cree que el vinagre fue descubierto por accidente hace unos 10.000 años cuando se comenzaron a elaborar las primeras bebidas alcohólicas ya que procede de la fermentación de cualquier ingrediente que contenga azúcar o almidón. Su nombre procede del latín “vinus acre” que significa vino agrio.

Los caramelos más susceptibles de causar caries son los masticables y pegajosos, ya que permanecen durante más tiempo entre los dientes.

Las coberturas de chocolate de los helados se obtienen mezclando chocolate con manteca de coco. Esta mezcla hace que el chocolate solidifique rápidamente sobre el helado, quedando a la vez cremoso cuando te lo comes.

La concentración de cafeína de la variedad de café ARÁBIGA es aproximadamente la mitad que en la variedad ROBUSTA.

El APPCC o Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control es un sistema que se aplica en la industria alimentaria con el objetivo de producir alimentos seguros y de calidad a través de la prevención. A lo largo de toda la cadena de producción se identifican todos los potenciales peligros y se instalan medidas preventivas y, si es necesario, medidas correctivas. Este sistema consta de unos prerrequisitos y de 7 principios básicos.

La NASA en 1969 utilizó el sistema de seguridad alimentaria APPCC para garantizar que la comida que tomasen los astronautas en el espacio no estuviese contaminada. Actualmente la industria alimentaria utiliza este sistema para garantizar la inocuidad de sus alimentos y proteger la salud de los consumidores.

¡Hay gente que cocina en el lavavajillas! Los seguidores de esta técnica indican que además de ahorrar energía, se consigue una cocción más lenta y a baja temperatura, similar a la de los grandes chefs. Pero ¡cuidado!, los recipientes deben ser totalmente herméticos, y hay bacterias que pueden resistir a estas temperaturas.

Los alimentos congelados no se deben descongelar y volver a congelar para no romper la cadena de frío. Cuando rompemos la cadena de frío fomentamos la multiplicación de las bacterias en los alimentos, facilitando su contaminación. Para evitar romper la cadena de frío se aconseja el uso de bolsas térmicas para hacer la compra de productos como carne y pescado, así desde el momento de la compra hasta que se vuelve a meterlo en el frigorífico se mantiene en una temperatura adecuada.

Los alimentos congelados no duran eternamente. La duración de los alimentos congelados es aproximadamente de 18 meses. Esto se debe a que las bacterias presentes en el alimento a pesar de estar a temperaturas de -18°C o inferiores no mueren, si no que crecen muy lentamente: lo que se denomina crecimiento cercano a cero. Con este crecimiento cercano a cero a los 18 meses es cuando el nivel de bacterias presentes en el alimento es potencialmente peligroso si se come.

En la nevera, no mezcles alimentos crudos con cocinados. Si lo haces, las bacterias de los alimentos crudos pueden pasar a los cocinados y contaminarlos.

El curado de alimentos con sal era la técnica de conservación de alimentos más utilizada por los antiguos romanos, ya que la sal era un producto a su alcance, y muy rentable a la hora de mantener los alimentos libres de bacterias. Esta técnica se aplicaba principalmente a carnes y pescados.

La ultracongelación industrial, que es el proceso por el que los alimentos se congelan en un breve periodo de tiempo, conserva mucho mejor las propiedades nutricionales de los alimentos ya que los cristales de hielo que se forman son mucho más pequeños que los que se forman en proceso de congelación casero, mucho más lento.

Algunos componentes del humo tienen propiedades que evitan el crecimiento bacteriano. El ahumado es uno de los sistemas de conservación de alimentos más antiguos que se conocen.

La irradiación de alimentos con rayos gamma, los rayos X o los haces de electrones se utiliza como método de conservación de alimentos. En España esta técnica solo está autorizada para su aplicación en las hierbas aromáticas secas, especias y condimentos vegetales, pero en otros países de la UE se aplica a muchos más tipos de alimentos.

La aplicación de luz ultravioleta se emplea en la industria alimentaria como método para desinfectar tanto superficies como determinados alimentos. La longitud de onda de estos haces de luz consigue destruir las estructuras del material genético de los microorganismos, evitando su crecimiento y multiplicación.

En el embotellado de vinos y aceites se utilizan botellas oscuras porque los protegen de la oxidación causada por los rayos solares.

No debes colocar las botellas de aceite cerca de los fogones, ya que el calor afecta a sus características organolépticas y empeora su calidad.

No se deben guardar los huevos frescos en la nevera una vez que se han lavado con agua. Cuando la gallina pone el huevo, normalmente en la superficie de la cascara del huevo siempre hay bacterias como la salmonella que no pueden entrar en el interior porque existe una barrera natural que protege los poros de la cascara. Al lavar la cascara de huevo se eliminan muchas bacterias, pero también la barrera que deja los poros abiertos permitiendo que entre oxigeno y otras bacterias que provocarían a la larga contaminación. Por este motivo los huevos deben guardarse sin lavar, y lavarlos solo justo antes de manipularlos.

El uso del papel de aluminio en el sector de la alimentación en España no está prohibido, pero sí lo está en otros países. Porque al usar el papel de aluminio para cocinar, calentar o guardar alimentos podrían acabar pequeñas cantidades de aluminio en los alimentos. Y contribuir a que el alimento tenga un exceso de partículas de aluminio que en el caso de ser ingeridas puedan afectar a la salud. Como curiosidad indicar que no hay diferencia entre utilizar la cara mate o la brillante para entrar en contacto con el alimento a la hora de ceder partículas.

El uso de tablas de corte de madera puede ser peligroso. La normativa sanitaria dice que los materiales que están en contacto con alimentos no deben ser porosos, ni absorbentes, y deben ser resistentes a golpes o ralladuras, y de fácil limpieza y desinfección para que no se conviertan en un punto donde se reproduzcan las bacterias. Las tablas de madera no tratadas incumplen el reglamento, porque es un material poroso, que retiene la humedad y puede permitir el crecimiento de hongos y levaduras, además se puede agrietar o rallar debido a los cortes o golpes, y en estos pequeños surcos es donde se pueden acumular los restos de alimentos y la humedad, lo que provocará que se convierta en lugar ideal para el crecimiento de microbios o gérmenes. La limpieza y la desinfección para este tipo de material es muy importante porque supone un riesgo para la salud si no se mantiene en condiciones adecuadas.

Usar el móvil puede contaminar los alimentos. La pantalla del móvil tiene una superficie que por lo general no se suele desinfectar habitualmente, por lo que se convierte en una reserva de gérmenes bastante importante. Cuando el manipulador de alimentos se lava correctamente las manos con agua caliente, jabón y se seca en papel de usar y tirar, tras tocar la pantalla de su móvil con los dedos vuelve a tener las manos contaminadas con microorganismos, por lo que debería volver a lavárselas.

Podemos contaminar de manera muy grave nuestra cocina cuando compramos en el supermercado. Después de pagar en caja, es habitual llevar las bolsas de la compra en la mano y dejarlas en el suelo del aparcamiento para abrir el maletero. Al entrar en contacto la bolsa de la compra con el suelo del aparcamiento se llena de gérmenes patógenos. Cuando en casa se deja la bolsa de la compra encima de la mesa o la cocina, los gérmenes se quedan en estas superficies que ahora estarán contaminadas con los gérmenes del suelo del aparcamiento.

La iluminación en lugares donde se manipulan alimentos no puede ser la misma que tenemos en casa. Las bombillas, tubos de neón,… que haya en lugares donde se manipulan alimentos tienen que estar protegidas por un sistema estanco anti rotura. De esta manera los cristales o plásticos de las bombillas, en caso de que estas se rompan, no pueden caer y contaminar los alimentos, como tampoco nada que salga proyectado hacia arriba puede golpear las bombillas y romperlas contaminando también los alimentos.

Dentro de una cocina o una zona donde se manipulen alimentos, si hay ventanas éstas deben estar protegidas por mosquiteras. Esto es necesario para impedir la entrada de animales plaga, como pueden ser cucarachas, además de moscas, etc.

1L de aceite usado de cocinar que se tire por el fregadero o el inodoro provoca la contaminación de 1000L de agua. Por este motivo, el sector de la hostelería, restauración y catering deben utilizar los servicios de una empresa de Recogida y Almacenamiento de aceites usados vegetales de cocina.

El uso del huevo está prohibido en preparaciones culinarias que no alcancen más de 75ºC, como algunos postres, mayonesas, etc. Además los alimentos a base de huevo se conservarán a menos de 8ºC durante un máximo de 24 horas.

Aquellos establecimientos que envasen ellos mismos alimentos, como pueden ser carnicerías, establecimientos de comidas para llevar,… deberán indicar obligatoriamente: • Nombre del alimento • Lista de alérgenos • Fecha de envasado • Fecha de caducidad • Razón social

Ningún animal doméstico puede acceder a un local de alimentación. Ni dentro ni fuera de la cocina, son una manera fácil de contaminar alimentos.

En una cocina se debe evitar la contaminación cruzada en todo momento. Todos los alimentos tienen bacterias en un número que no es peligroso. Si manipulamos todos los alimentos en el mismo lugar, por ejemplo, cortar carne y pescado, pasamos las bacterias del pescado a la carne y al revés, esto es contaminación cruzada. Para evitarla se recomienda el uso de diversas tablas de corte diferenciadas por colores: rojo para la carne, azul para el pescado, verde para la verdura y blanco para el pan.

Dentro de un establecimiento alimentario deberán evitarse las corrientes de aire, principalmente desde zonas sucias, como pueden ser aseos o zonas de almacén de residuos hacia zonas limpias, como son las zonas de manipulación. Esto es para evitar la transmisión de contaminación a través del aire.

Si se utilizan los mismos utensilios para manipular alimentos crudos y alimentos cocinados se puede provocar que se contaminen todos los alimentos. Debido a que los alimentos crudos poseen más bacterias que los cocinados, todos los utensilios que se usen con los alimentos crudos podrán transportar bacterias hasta los alimentos cocinados si los usamos con todos los alimentos.

Si una vaca lechera enferma y se trata con medicamentos está prohibido poner en venta la leche de esa vaca. Cuando se medica a una vaca lechera es obligatorio esperarse el tiempo justo, que varía en función del medicamento, hasta que ya no queda medicamento en el organismo de la vaca. Mientras que haya restos de medicamento en el organismo de la vaca cuando se ordeña la leche se tira. Todo esto se hace para que nosotros cuando compremos leche y la consumamos, no estemos bebiendo también las medicinas que tomó la vaca en su día, porque pueden ser nocivas para la salud.

Dentro de un bar o restaurante, la puerta de los baños o la zona donde se almacenan residuos no puede estar directamente conectada con zonas donde se manipulen alimentos, como son la cocina, o el comedor. Esto se debe a que son zonas sucias y las corrientes de aire fácilmente pueden traspasar contaminación de una zona sucia a otra donde se encuentran los alimentos.

Si reutilizas continuamente una botella de plástico y la dejas dentro de un coche al sol al calentarse el plástico libera sustancias nocivas al agua, que después beberás. Estas sustancias se llaman bifenilos policlorados, y provocan efectos adversos tales como disrupción endocrina, es decir, desajustes hormonales con resultados como infertilidad, también son carcinogénicos, que pueden producir cáncer, además de otros efectos secundarios.

Los utensilios que utilizamos para limpiar en la cocina normalmente tienen más bacterias de las que hay presentes en los baños de nuestras casas. El olor típico de los paños de cocina no especialmente limpios es característico por las bacterias que poseen, ya que se encuentran en el hábitat ideal para proliferar: humedad, restos de alimentos y temperatura ambiente. Se aconseja el uso de paños desechables, de papel o una desinfección adecuada. En bares y restaurantes, la recomendación es de usar paños de papel.

Los sistemas de nebulización de agua en bares y terrazas pueden ser una fuente de transmisión de legionelosis si no se revisan y se procede a su limpieza y desinfección periódica. La entrada de la bacteria en nuestro organismo se produce básicamente por inhalación de aerosoles contaminados con Legionella. La Legionella se dispersa en el aire y las gotas de agua que contienen la bacteria pueden permanecer suspendidas en el aire y penetrar por inhalación en los pulmones, contagiando la enfermedad.

El hielo puede convertirse en un importante elemento de contaminación de nuestras bebidas. Para no correr ningún riesgo se debe fabricar con agua potable y manipular con las manos bien limpias, conservar debidamente envasado y aislado de otros elementos del congelador y es muy importante extremar la limpieza y desinfección de todas las piezas de la máquina de fabricación de hielo, ya sea industrial o casera, ya que debido a la humedad, pueden crecer bacterias muy fácilmente.

Estudios realizados por la UMH (Universidad Miguel Hernández de Elche) aseguran que gran parte del arroz que proviene de la India contiene concentraciones importantes de arsénico que llegan al grano a través del suelo donde se plantan. Los efectos de su consumo no son alarmantes, excepto en el caso de los bebes y los celiacos, que de media, consumen mucha más cantidad de arroz que el resto de la población. Los arroces de origen español no sufren esta contaminación.

Puedes correr un gran peligro si consumes almejas, mejillones, ostras… que no procedan de proveedores autorizados. Los moluscos bivalvos una vez recolectados deben someterse a un proceso de depuración con agua limpia que dura entre 12 y 48h para eliminar bacterias como la E. Coli o Salmonella que puedan contener por el entorno marino en el que crecen.

Las vacas “Azul Belga” son las vacas más musculadas. Esto se debe a que tienen inhibido el gen que detiene el crecimiento muscular. Por su aspecto se las conoce como las SUPERVACAS.

La historia del chicle se remonta a la época de los egipcios, griegos y mayas, que masticaban resina de distintos árboles.

¡El cacahuete no es un fruto seco! Es la 3ª leguminosa más importante del mundo. De sus flores, una vez fecundadas crece una protuberancia que se esconde bajo tierra para desarrollar el fruto.

Existe una raza de vacas que parecen de peluche. Se llaman las FLUFFY COWS, se crían en EEUU y además de que no tienen cuernos, su pelaje es especialmente esponjoso.

Se llaman “Bebidas Espirituosas” a las bebidas alcohólicas de alta graduación porque los alquimistas de la antigüedad, al destilarlas, pretendían obtener “el espíritu del producto”.

La ganadería representa aproximadamente la cuarta parte de las emisiones de metano a la atmósfera, que se liberan a través de la fermentación intestinal de los animales y la putrefacción de los excrementos, y son un foco importante del efecto invernadero.

Los medicamentos más antiguos procedían de las plantas o de partes de estas, con las que se preparaban infusiones, jarabes, ungüentos, emplastos, etc, y aún hoy día muchos fármacos son productos naturales que se aíslan directamente de organismos vegetales, animales, microorganismos e incluso minerales.

ese característico olor que podemos distinguir cuando llueve o está a punto de llover, es provocado por las actinobacterias. Cuando las gotas de lluvia golpean el suelo, estas bacterias desprenden esporas que se expanden en el aire, provocando eso que llamamos “olor de lluvia”.

El sudor no huele. Lo que huele es la actividad de las bacterias que viven en tu piel y que se concentran en zonas como las axilas y los pies.

Hay más bacterias en tu boca que personas en todo el mundo. Se estima que la cifra total sería en realidad bastante más holgada: 20 mil millones de bacterias en toda la boca.

Una de las hipótesis del origen de la tapa se atribuye al rey Alfonso XIII quien, en una visita a la venta El Ventorrillo del Chato (entre Cádiz y San Fernando), pidió una copa de vino y se levantó una ventisca que invadió la venta. Para evitar que el polvo y los insectos entraran en la bebida, el camarero puso encima de la copa del rey una loncha de jamón a modo de “tapa”. La idea gustó tanto al monarca que repitió.

El origen del Sandwich se data en 1746 cuando John Montagu, IV conde de Sandwich, utilizaba este tipo de elaboración para poder comer sin tener que dejar de jugar las largas partidas de cartas a las que era aficionado.

El color de los recipientes o el material de los cubiertos pueden modificar los sabores e incluso las sensaciones que nos producen los alimentos. Un estudio ha revelado, por ejemplo, que el chocolate líquido puede resultar más sabroso si se sirve en una taza naranja o crema.

Nuestra percepción de los sabores, especialmente el salado y el dulce es menor cuando estamos cuando viajamos en avión. Por eso, las comidas que se sirven en los viajes aéreos nunca sabrán igual que en tierra y este hecho se debe principalmente a la falta de humedad, la bajada de la presión atmosférica y al ruido de fondo.

La campilobacteriosis es una enfermedad emergente. Esto significa que los casos van aumentando progresivamente. Campylobacter jejuni se considera uno de los principales agentes de diarrea en el mundo, superando los casos por salmonelosis. Se trata de una enfermedad infecciosa que se puede transmitir a través de alimentos como carne de pollo poco hecha, leche sin higienizar y agua sin potabilizar.

La Anisakiasis es una enfermedad producida por el parásito Anisakis simplex, éste habita dentro de peces y calamares y los humanos nos contagiamos si consumimos estos peces y calamares con el parásito en su interior. Para evitar el Anisakis debemos llevar a cabo la rápida limpieza de vísceras del pescado una vez lo hayamos comprado, y para inactivar al parásito se necesita un mínimo de 70°C en el centro de la pieza durante un minuto. Otra forma de conseguirlo es mediante frío, al menos 24 horas a -20°C, por lo que se recomienda 36 horas a esa temperatura, las primeras 12 horas para que alcance la temperatura y así asegurar que realmente son 24 horas a -20°C.

Las enfermedades transmitidas por alimentos se pueden diferenciar entre tres tipos: infecciones, intoxicaciones y toxi-infecciones. En las infecciones, como puede ser la toxoplasmosis, los síntomas son derivados de la acción directa de las bacterias u otros agentes patógenos sobre nuestro organismo. Las intoxicaciones son causadas por las toxinas que producen algunas bacterias y hongos, como el botulismo. Y, por último, las toxi-infecciones son el resultado de la combinación de las dos anteriores: proliferación bacteriana u otro agente patógeno con producción de toxinas, por ejemplo, E.coli.

La salmonelosis es una enfermedad producida por la ingestión de alimentos contaminados con la bacteria Salmonella spp. Esta bacteria se encuentra en el intestino delgado de los animales y personas, puede significar contaminación fecal. Provoca diarrea, fiebre, vómitos y náuseas. Los alimentos más relacionados con infecciones por Salmonella son los huevos y la carne de pollo y pavo cuando no están lo suficientemente cocinados.

Desde que se limitó el uso de huevo fresco en la industria alimentaria, los casos de Salmonella descendieron drásticamente.

El consumo de piñones puede provocar el síndrome “Boca de Pino”, que altera el sentido del gusto, provocando la aparición de un sabor desagradable que los pacientes que lo sufren describen como metálico, y que contamina los sabores del resto de los alimentos que se consuman después de su aparición.

Existe una bacteria que no solo ha conseguido adaptarse a las condiciones de la vida en Marte, sino que además, ¡las prefiere! Ha mejorado su rendimiento en las condiciones más adversas de radiación solar y falta de oxígeno y podría contener las claves para la futura colonización del planeta rojo. Se llama Bacillus safensis.

La enfermedad del legionario o legionelosis adquirió su denominación en 1976, cuando apareció un brote epidémico de neumonía entre los participantes de una convención de la Legión Americana en Filadelfia (EE. UU.)

Por ley, en los restaurantes solo se puede usar huevo fresco para las elaboraciones que van a alcanzar los 75ºC. Para el resto deben usar huevina pasteurizada. Desde que se introdujo esta medida, los casos de salmonelosis, especialmente en verano, han descendido drásticamente.

En el cuerpo humano hay al menos 10 veces más bacterias que células. Los expertos estiman que nuestro cuerpo contiene un promedio de aproximadamente unas 100.000.000.000.000 bacterias.

No se deben calentar todos los envases de plástico en el microondas. Cuando calentamos los alimentos en el microondas, hay que mirar el código que los recipientes llevan impreso en su base. Este código se encuentra en el interior de un triángulo formado con tres flechas y consiste en una numeración del 1 al 7. Así, los plásticos más seguros para calentar en microondas son los de tipo 2, 4 y 5. Los plásticos que se recomienda que no se calienten en el microondas son el 1, 3, 6 y 7. Estos recipientes nunca se deben calentar con su tapadera, pues esta suele tener una composición distinta. Si se calientan alimentos en el microondas en un envase de plástico no adecuado se puede producir contaminación química.

No debes beber de botellas de plástico que se quedaron al sol, ya que el calor hace que se desprendan productos potencialmente tóxicos del plástico al líquido.

No se deben consumir latas que estén hinchadas ya que esto indica que han crecido bacterias en su interior y el alimento no es seguro.

No debes consumir alimentos al vacío si observas que han perdido algo de vacío. Aunque no sean visibles, pequeños poros en el plástico pueden permitir la entrada de aire del exterior y que crezcan bacterias en los alimentos, por lo que dejan de ser seguros para su consumo.

Investigadores españoles de AIMPLAS (Instituto Tecnológico del Plástico) han desarrollado un nuevo envase utilizando subproductos de la industria panadera. Cortezas de pan de molde y recortes de bizcochos han sido los elegidos para crear este nuevo plástico, que permite reducir la rancidez de los alimentos envasados siendo respetuoso con el medioambiente por sus propiedades 100% biodegradable y compostable.

Sorprendentemente, algunos lácteos, como el queso, la leche o el yogur, son grandes limpiadores bucales gracias al ácido láctico, que además cuidan de nuestras encías y ayudan al mantenimiento de nuestra salud dental.

Según la legislación actual, solo se puede llamar leche, queso, mantequilla, nata… a los productos derivados de la leche; por lo que no son legales las denominaciones de venta leche de soja, leche de avena, queso de soja, etc.

La mantequilla clarificada es aquella a la que se le ha eliminado toda el agua y la parte proteica. Esto la convierte en mejor opción para cocinar que la mantequilla normal.

A los amantes del queso se les llama por el curioso término de turófilos. La palabra proviene del griego Tyros (queso) y Philos (amante).

La palabra “yogur” es una manera de pronunciar la original turca “yoğurt”, que en la antigüedad significaba: “larga vida”.

El uso de bayetas no se recomienda en las zonas donde se manipulan alimentos. Porque después de limpiar, no se suele desinfectar la bayeta con producto químico, y acaba teniendo restos de alimentos, y se queda húmeda durante tiempo, a temperatura ambiente y en contacto con el aire por lo que se favorece que se multipliquen las bacterias. El problema es que después por donde se pase la bayeta se estará contaminando todo con bacterias, que como no se ven a simple vista no resulta preocupante para nadie, pero pondrá en riesgo la salud de los consumidores.

Los productos químicos de limpieza tan necesarios para una correcta manipulación de los alimentos pueden provocar contaminación muy grave si no tenemos claro cómo usarlos. Nunca deben estar juntos los alimentos y los productos químicos en el almacén, en la zona de manipulación o durante el transporte porque pueden mezclarse y provocar contaminación. Se cometen errores graves como el no aclarar con abundante agua las superficies o los utensilios que se limpian con productos químicos antes de entrar en contacto con los alimentos. Recuerda que un alimento con restos de productos químicos le puede costar la vida a un consumidor en cuestión de segundos.

Para lavarse las manos con agua y jabón correctamente no debemos usar agua fría. Algunas personas creen que es mejor lavarse las manos con agua caliente pensando que el calor elimina las bacterias. Pero en realidad para eliminar las bacterias por calor necesitamos temperaturas superiores a los 81ºC. Por lo que si lavamos las manos a 81ºC eliminamos a las bacterias pero provocaremos quemaduras en la piel. El agua caliente es mejor que la fría porque abre los poros y permite entrar al jabón en el interior eliminando toda la suciedad.

Se debe evitar el uso de la toalla de tela para el secado de manos? Lo más correcto es usar papel de un único uso, porque la toalla de tela es, como la bayeta, es un lugar ideal para el crecimiento de las bacterias.

No se debe de barrer con escoba dentro de una cocina. Al barrer con escoba levantamos polvo, con el polvo van ácaros, bacterias, virus, etc... Si ese polvo termina en los alimentos, todo lo que va con el polvo también. Otra manera sencilla de contaminar los alimentos.

En los bares, restaurantes y demás establecimientos alimentarios el lavamanos debe estar presente en las zonas de elaboración, manipulación y envasado de comidas, además éste no puede ser de accionamiento manual, debe ser de accionamiento con el codo, pedal, y disponer siempre de agua caliente.

Silbar, restregarse los ojos o meterse los dedos en la nariz está prohibido en la cocina. Nuestro cuerpo está lleno de bacterias, con este tipo de comportamiento estamos facilitando la contaminación de los alimentos.

Las esquinas dentro de una cocina es preferible que sean redondeadas. Facilitando así su limpieza y dificultando la acumulación de gérmenes y suciedad en las esquinas.

El diseño de los locales donde se manipulan alimentos debe permitir una fácil limpieza y desinfección. En el caso concreto de las paredes, éstas deben ser de materiales impermeables, no absorbentes, de fácil lavado y no tóxicos; su superficie deberá ser lisa hasta una altura adecuada para las operaciones que deban realizarse, aconsejable hasta 180 cm de altura.

El Environmental Working Group, una organización científica no gubernamental dedicada al estudio de los alimentos publicó un estudio de las frutas y verduras que contienen más residuos de pesticidas. A partir del estudio se elaboró una lista de compra con aquellas frutas y verduras más contaminadas y las menos. Las más contaminadas fueron: manzanas, apio, fresas, duraznos, espinacas, nectarinas, uvas, pimiento morrón, patata, arándanos, lechuga y coles verdes. En este caso, se recomienda que si se van a consumir estos alimentos se haga de cultivos ecológicos, pero debido a su coste económico se aconseja también sustituirlos por las frutas y verduras menos contaminadas: cebolla, maíz, piña, espárragos, guisantes, mango, berenjena, melón, sandía, kiwi, batata, pomelo y champiñones.

La lejía no es efectiva al 100% cuando se mezcla con agua caliente y transcurre el tiempo. El cloro, que es lo que hace que la lejía desinfecte, se va evaporando con el paso del tiempo en contacto con el aire y si el agua es caliente se evapora más rápido todavía. Por eso no es bueno dejar bayetas toda la noche a remojo con agua caliente y lejía.

Se debe usar temperatura caliente para el lavado de manos. Caliente pero sin quemar, para que los poros de la piel se abran y se puedan limpiar más y mejor. El lavado de manos siempre con agua y jabón líquido.

Para eliminar todos los patógenos que se pudieran encontrar en los alimentos, como por ejemplo la salmonella, se deberían calentar los alimentos (sobre todo la carne, las aves y los huevos) a una temperatura de 70 a 80ºC durante, al menos, 10 minutos.

Los conocidos como “bichitos del café” que aparecen en muchos bares y restaurantes no vienen en el café ni nacen de los restos del ya extraído. Se trata en realidad de la Cucaracha Alemana, altamente contaminante y muy difícil de eliminar. Un buen control de plagas, extremar la limpieza y desinfección y no dejar alimentos expuestos ni zonas húmedas accesibles evitará la aparición de esta plaga en nuestro establecimiento.

Por muy aseadas que estén tus manos, siempre tendrán presencia de bacterias. Es importante cepillarse las uñas en el lavado de manos si vamos a manipular alimentos porque en la zona de debajo de las uñas, se encuentran condiciones muy favorables para su crecimiento.

Hay estudios que indican que quienes usan uñas artificiales tienen más bacterias en las puntas de sus dedos, tanto antes como después de lavarse las manos.

El certificado de formación en higiene alimentaria no tiene caducidad porque el manipulador tiene la obligación de hacer formación continua, significa que tiene que seguir formándose para estar actualizado en todos los contenidos y normativas que vayan saliendo nuevas. Por este motivo, ASONAMAN ofrece los cursos de formación continua para sus alumnos a coste cero para que puedan renovar y actualizar su formación y su certificado cuando quieran o lo necesiten sin coste alguno.

Las Comunidades Autónomas y sus organismos de Sanidad ya no son responsables de formación en materia de higiene en las empresas alimentarias. Actualmente, está en vigor el Reglamento 852/04, del paquete de higiene, que declara que la responsabilidad recae sobre los operadores de la empresa alimentaria.

Aunque elabores productos en tu local tienen que ser etiquetados con el nombre del producto y la fecha en la que se elaboró. Salsas, alimentos caseros elaborados en el propio local que no se consuman en el mismo día se deben de guardar en tuppers con una pegatina o similar que indique el producto que es y la fecha de elaboración para que SI NO SE HA CONSUMIDO a los tres días aproximadamente desecharlo.

Los establecimientos alimentarios tienen que figurar dentro de los registros autonómicos dependiendo del tipo de establecimiento que sea, además para funcionar necesitan una autorización sanitaria. Una autorización sanitaria es un permiso que da el órgano competente Sanitario a una persona o empresa para que lleve a cabo su actividad alimentaria.

Llevar guantes a la hora de manipular alimentos no supone ninguna ventaja desde el punto de vista de la contaminación, a no ser que se laven frecuentemente, tengan una superficie lisa y no tengan roturas. Llevar guantes puede impedir darnos cuenta de lo sucias que pueden estar las manos, además que podemos realizar otras actividades (fumar, coger la basura,…) con los guantes sin ser conscientes de que estamos contaminando los guantes. En cualquier caso, si los guantes se deben de llevar deben ser de color azul.

Está prohibido recolectar moluscos bivalvos vivos y ponerlos en venta si no proceden de zonas calificadas. Los moluscos bivalvos vivos, como son las almejas, berberechos, mejillones,… se pueden recolectar únicamente en zonas calificadas por la autoridad competente según su calidad ambiental: A, B o C. Solamente se ponen en venta en mercados directamente aquellos recolectados en las zonas A; los recolectados en zonas B o C necesitan que se trasladen a centros de depuración o que se les someta a un tratamiento térmico con tal de disminuir toda la carga microbiana que puedan llevar, además de algunas toxinas acumulables.

El etiquetado de los huevos, es decir, el número que lleva estampado en la cáscara, nos puede dar mucha información de dónde viene ese huevo. El primer número nos dice la forma de cría de la gallina que puso ese huevo: 0 es ecológico, 1 es gallina campera, 2 es gallina criada en suelo y 3 gallina criada en jaula. A continuación las dos letras que hay nos indican el país de la Unión Europea donde se ha producido, ES correspondería a España. El resto de dígitos corresponden a la provincia, al municipio, y por último, los últimos tres números indican la granja de donde salió ese huevo.

La formación en manipulación de alimentos no caduca porque se debe actualizar periódicamente. Es decir, debe de realizarse una formación continuada. Sería adecuado que los manipuladores anualmente actualicen sus conocimientos aunque lo habitual es que lo hagan cada dos, tres o cuatro años. Recuerda que la formación continuada siempre debe ser adecuada a la actividad laboral que desarrolla el manipulador y es GRATIS para los alumnos de ASONAMAN.

Dentro de una cocina no se deben almacenar productos químicos, como detergentes, desinfectantes, etc. Lo correcto es almacenarlos en una estancia aparte, si eso no es posible, deberán estar en un armario que los mantenga aislados. En cuanto al jabón o detergente que se utilice en el lavabo de manos, un consejo es atornillar un dispensador en la pared y mantener el bote con el resto de productos químicos. De esta manera, disminuimos las posibilidades de contaminación química de los alimentos.

No son obligatorios los exámenes médicos para los manipuladores de alimentos. Esto es precisamente para evitar que con ellos, los manipuladores se relajen en las normas sobre higiene alimentaria.

Un almacenista de alimentos es también un manipulador de alimentos.

El apio produce muchas reacciones alérgicas De hecho, el apio es una de las causas más frecuentes entre las alergias alimentarias con una especial incidencia en ciertos países europeos. Se estima que en Suiza y Francia entre el 30 y el 40% de los pacientes que padecen algún tipo de alergia alimentaria son alérgicos al apio.

Los requerimientos diarios de calcio, oscilarán, según la etapa de la vida: desde los 200 mg/día en un bebé recién nacido, a los 1300 mg/día, correspondientes a las etapas de embarazo, lactancia y adolescencia. La media de un adulto estaría entorno a los 1000 mg/día, siendo en las mujeres a partir de los 50 años, un poco mayor, entorno a los 1200 mg/día.

Cuando se pide comida a domicilio, si se solicita, el establecimiento alimentario debe informar o bien por web o bien por teléfono sobre los alérgenos presentes en los alimentos. Además en el momento de la entrega del pedido en el domicilio, el establecimiento debe facilitar por escrito los alérgenos al cliente final.

Si quieres dormir mejor, hay alimentos que te ayudarán a conseguirlo. Los cereales integrales (arroz, avena, trigo o maíz) y los lácteos (queso fresco, yogur y leche) son ricos en triptófano, que ayuda a potenciar la melatonina, hormona que favorece el sueño.

Está prohibido usar insecticida en spray o difusor eléctrico en una cocina. Si encuentras cucarachas, hormigas o mosquitos en una cocina no debes usar nunca el bote de spray de insecticida ni el enchufe antimosquitos. Por qué el veneno flota al pasar a estado de aerosol y contamina químicamente todas las superficies de trabajo provocando graves consecuencias si se ingiere.

No es adecuado usar cualquier producto de limpieza en la zona de manipulación de alimentos. Los productos químicos como los detergentes, desengrasantes y desinfectantes que se usen en la Industria alimentaria deben estar homologados con Registro Sanitario. Tienen que llevar escrito en la etiqueta las siglas HA (higiene alimentaria). De lo contrario podríamos usar un producto que provoque contaminación química sin saberlo.

Si en tu bar o restaurante, o cualquier tipo de empresa alimentaria, hay alguna plaga (como cucarachas o ratas, por ejemplo) no se puede poner rodenticidas o aplicar insecticidas de cualquier tipo para luchar contra la plaga, sería un riesgo de contaminación de los alimentos. Lo correcto es ponerse en contacto con una empresa de control de plagas que lleven a cabo un plan de desinfección, desinsectación y desratización conveniente.

Los antinutrientes son sustancias que impiden una correcta asimilación de nutrientes. Aquí os dejo algunos ejemplos más para evitarlos. - Remojar y cocinar bien las legumbres, para disminuir el efecto de las saponinas que contienen y así poder asimilar correctamente el hierro. - Cocinar bien la clara del huevo, inactivando así la avidina, proteína que impide la correcta asimilación de la vitamina B8.

Los tubos fluorescentes debe estar protegidos porque en caso de rotura además de contaminación física (cristales) existe el riesgo de contaminación por mercurio (altamente cancerígeno).

Si se alternan labores de trabajo con alimentos y otras actividades como limpieza o manejo de desperdicios, la ropa tiene que ser diferente. Para cada labor se tendrá que utilizar una ropa diferente, ya que en momentos como la limpieza o el manejo de desperdicios diferentes tipos de contaminantes pueden ir a parar a la ropa. Si después se vuelve a la cocina o a manipular alimentos, los alimentos se pueden contaminar fácilmente con productos químicos de la limpieza o con bacterias procedentes de la basura.

No se puede cocinar con la ropa que llevamos puesta para ir por la calle. La ropa para manipular alimentos debe ser exclusiva para el trabajo, porque se puede contaminar al llevarla por la calle y luego contaminar todos los alimentos al rozar la ropa la zona de manipulado. También es mejor si es de color claro para apreciar con más facilidad cuando se ha ensuciado y que sea de tejidos de fácil lavado.

¡Las vitaminas no desaparecen! ¿Cuántas veces te habrán dicho que te bebas un zumo porque se van las vitaminas? Existe la falsa creencia de que la vitamina C se evapora del zumo, pero lo cierto es que solo sucede en condiciones de extremas, las vitaminas se conservan hasta 12 horas después de exprimir el zumo.

El Jínjol, también conocido como azufaina es una gran fuente de vitamina C. En España se suele consumir crudo, aunque también se utiliza para elaborar licores artesanales.

Muy pocos alimentos contienen vitamina D de manera natural. Sin embargo, el cuerpo produce la vitamina D cuando la piel se expone directamente al sol. Por eso, con frecuencia se denomina la vitamina de la "luz del sol". La mayoría de las personas satisfacen al menos algunas de sus necesidades de vitamina D de esta manera.

La vitamina A contribuye al mantenimiento de los tejidos blandos y óseos, como así también al buen desarrollo de la vista, la piel y la prevención de infecciones.

La Asociación Española de Pediatría entre otras a nivel mundial, recomienda, de los dos a los seis años, el consumo de aceite de oliva virgen extra como grasa principal por su alto contenido en vitaminas A, D, E y K.